sábado, 7 de noviembre de 2015

Jóvenes Mujeres

Contigo aprendí a reir sin piedad durante unos electivos de miradas sinuosas.
Contigo aprendí a ocultar aparentemente adicciones neoliberales.
Contigo aprendí a llorar sin estridencias KUCHEN.

Contigo aprendí a observarlas llenas de miedos y verdades mutiladas junto a perfumes de cuestionable PSU.

No hay comentarios: