miércoles, 25 de noviembre de 2015

Historias de persa


Ahora que continúan los segundos haciendo su trabajo familiar, a fin de cuentas, la calle difundida entre pequeños empresarios les llueve sobre mojado, aunque obtienen la respuesta conveniente para financiar miserias gregarias. Sólo que ellos viven como si la verdad fuera una servilleta sin color blanco.

No hay comentarios: