miércoles, 25 de noviembre de 2015

Historias de Persa

Dice la leyenda que cualquier hijo de vecino podía vender espárragos a una distancia razonable, sin embargo nuestro persa desafiaba las leyes de la gravedad porque continuaba sorprendiendo al propio gobierno de turno. De este modo, el jugo de la verdura en cuestión significó jugar a otro juego. 

No hay comentarios:

TATUAJES

De todas maneras, ella buscaba trascender la tiranía de lo cotidiano a través de sutiles movimientos corporales para diagnosticar s...