domingo, 22 de noviembre de 2015

Historias de Persa


Solo la experiencia misericordiosa de una compra de pan crujiente, no necesariamente un fin de semana largo, logró penetrar la hegemonía de la educación cívica entre diversos bípedos de caminar engañoso, en cambio, supo encantar por medio de drogas más jóvenes a éstos. Ojalá hubiera aparecido un bolero con su bolsa con pan.

No hay comentarios: