jueves, 30 de abril de 2015

Adiós a una calle


El Planeta Tierra, por lo menos, aún lo denominan así, convoca a sus fantasmas históricos a través de olvidos milenarios de ciudadanos atormentados, no obstante que, sus las formas discursivas de civilización humana son divertidas. Por ejemplo, yo río para tener silencio.

No hay comentarios: