lunes, 30 de noviembre de 2015

Historias de Persa

Habrá que cooperar con aquellos personajes de miradas relevantes, no siempre las hubo en esa comuna, por consiguiente, insinuaciones excéntricas propuestas por diversos bípedos de andar siniestro. Lo más interesante es que obtenían más dinero que un profesor de Estado.

Historias de Persa

Ante todo, las grandes narrativas dejan huellas sempiternas en las civilizaciones humanas, sin que olvidemos su origen de barbarie. Por lo que nuestro protagonista persiste en construir momentos en las veredas de asfalto del Chile Profundo. Porque sin persa no hay imágenes paganas. 

Historias de Persa

La historia de una calle aparece irremediablemente en las subjetividades mutiladas de los niños, que pronto estarán encadenados y reprimidos por Occidente, desde trufas de chocolate amargo constatamos la caída de las grandes narrativas.

Historias de Persa

Sin más generosidad que una calle al lado de una película de Pixar, de la misma manera, las drogas difundidas en el persa son expresiones ecuménicas, no obstante esto, muchos dueños observaron los secretos elocuentes de unas servilletas blancas. Ojalá puedan volver a verlo.

Historias de Persa

Una sopaipilla, una voz prodigiosa, un DVD cuestionado, una mujer bien maquillada, un estudiante extranjero y alguien adicto al café de grano. Todos ellos son protagonistas de una comedia de milagros inesperados, quizás pecó para vivir.

Historias de Persa

Una experiencia sabrosa ocurre a diario en el persa, cuyo máximo placer es darse cuenta del vacío existencial de muchos ciudadanos posdictadura, cuando hemos sido breves comentarios de un ritual olvidado. Sólo hay calle a medida que observamos una sopaipilla en desarrollo.

domingo, 29 de noviembre de 2015

Historias de Persa


Junto a esos recuerdos entroncados con las tierras vírgenes de la subjetividad humana, dentro de las cuales no desaparece el persa, la verdad aparece como algo sin lenguaje, pero buscarla para creer en un sándwich gourmet en medio de tantos muertos. Sólo ocurre por nuestra peculiar personalidad cósmica.

Historias de Persa


A partir de comentarios en off, la familia Horario Valle tiende a ser más caótica en su orden secuencial de conductas cotidianas, desde compras repentinas para justificar aburrimientos acotados, hasta gritos elocuentes de los dueños de los carros de “comida lenta”. Lo único evidente es que alguien tendrá que rezar.

Historias de Persa


Ningún papá logró descubrir la insensatez de responder según la formación Intermodal de Metro, de lo único interesante que recordé aquel instante fueron niños corriendo como bípedos en calles de campo, en caso contrario, una mamá usó la risa para seducir a sus miedos indecibles en un baño laico.  

Historias de Persa



De los antepasados que captaron el lenguaje intrincado del universo, si bien ayudó bastante la revolución del neolítico más la evolución por selección natural, lo que fomentó excusas admirables para comprar dulces en últimos puestos del persa “Jamón Turín”, porque continúo el ciclo de cine de un niño malcriado.

Historias de Persa


Poco a poco mis fábulas de Horario Valle, en ocasiones, son espasmos interesantes para ciertos vecinos empáticos, aún en las tempestades aromáticas de éstos, hubo oportunidades para ser dignos ante el sufrimiento. Respecto a esto, cuando preguntas asumes recordar a los antiguos griegos.

Historias de Persa


Puede que sea plausible, quién lo sabe en un baño, que dios sea dueño del negocio, aunque las deudas contraídas por los votantes moderados son deducidas de sus miradas “salchichón cerveza”, y un día domingo precede al día lunes ¿ Habrá que cuidarlo de alguna áurea droga?