jueves, 21 de mayo de 2015

Adiós a una calle


De distintas experiencias terapéuticas de las calles del Chile Profundo convertían a cada día en un torrente de alucinaciones, éstas compartían el espacio público de lo socializado con los niños que empujaban su carro para romper las ataduras de la modernidad.

No hay comentarios: