martes, 19 de mayo de 2015

Adiós a una calle


La volitiva aventura del ser humano, o un él o ella, contra la pasividad acuciante de una vereda que recorren tanto los contornos de los almacenes de ingresos acotados como las botillerías provistas de historias amorales. Sí las personas no cambian, entonces la calle sabe jugar.

No hay comentarios: