jueves, 14 de mayo de 2015

Adiós a una calle


Aunque esa estrategia de socialización repentina, observando a un perro vago, adornan esos paraderos troncales para configurar una estética del desasosiego horaria, ayudó a cumplir con su misión desarraigada Su origen estriba en insinuar la posibilidad de ser mutaciones aleatorias por medio de una ingesta excesiva de chocolates amargos más unos boleros milenarios.

No hay comentarios: