domingo, 10 de mayo de 2015

Adiós a una calle


La terrible sensación de que controlarlo todo, siendo una clara muestra de aquello la representación fugaz de una espinilla ciega en democracia, en la que algunos segundos provistos de sufrimientos humanos marcan, sólo no esperaré que el destino sea una calle sin panaderías de barrio.

No hay comentarios: