domingo, 10 de mayo de 2015

Adiós a una calle


Somos tan pequeños al mismo tiempo maravillosamente recolectores y cazadores, no es menor la osadía existencial de las calles principales de una comuna anónima, para depurar nuestras miserias personales sin optar a un café de grano atildado. Aunque alguien está resfriado por creer en el persa Los Morros.

No hay comentarios: