jueves, 30 de abril de 2015

Adiós a una calle


 De repente, risas vinculadas a algo interesante, solo que olvidaba las valiosas tonterías contingentes que condicionaban mi visión de mundo desde la experiencia singular de un sándwich de pan integral, porque, opté por comprarme algo liquido: un té helado.

No hay comentarios: