jueves, 30 de abril de 2015

Adiós a una calle


Seria un inédito acontecer existencial, para una hora de nacimientos cotidianos, desde donde surja el extravagante néctar de una botella con agua mineral. No sabemos si es una Benedictino o Puyehue, por lo que habrá que querer.

No hay comentarios: