sábado, 18 de abril de 2015

Adiós a una calle

en optimismos impregnados de visceralidad kuchen, en sutiles comentarios de vacaciones de verano, en brindis muy vinculados con espasmos corporales de los compañeros de ruta, fruteras viscerales y valiosas tonterías de cualquier hijo de vecino.     

No hay comentarios: