viernes, 10 de abril de 2015

Adiós a una calle


Pero seamos incrédulos, y concluimos una especie de diagnóstico médico que irrumpe a medida que somos mutaciones aleatorias. Solo que, a decir verdad, hemos institucionalizado el apocalipsis. No sin antes creer que podemos comprar ropa cerca de algún intermodal de Metro.

No hay comentarios: