jueves, 30 de abril de 2015

Adiós a una calle

Somos un precipicio peculiar, desde estar observando, para cambiar aparentemente cuando uno mira hacia atrás, durante la narración impuesta de un profesor de Estado, éste usa un chaleco milenario para cumplir con el mandato de producir acontecimientos. Más calle, más influencia maternas

No hay comentarios: