martes, 7 de abril de 2015

Adiós a una calle


Una vida entera de sorpresas evanescentes con la súbita expresión de asombro ante la dogmática de un té helado. Pero todo fluye y nada permanece con la fruición desinhibida de diversas calles para intentar vivir. Si entendemos algo, entonces nuestro ADN tiene barrio.

No hay comentarios: