miércoles, 29 de abril de 2015

Adiós a una calle


El elocuente secreto de existir riendo. Como un confuso nacimiento de nadie protagonista. Con el hastío esperanzador que generan esas dobladitas de harina occidental. Después, cualquier gesto emancipador permite condimentar los caminos del azar. Solo recordé que el arrollado huaso generó un nuevo color en un pan.

No hay comentarios: