viernes, 27 de marzo de 2015

Historia de una calle


No quiero, por ejemplo, un entramado de respuestas sin preguntas a medida que envejezco, uno que otro suceso doméstico ayuda a reír con énfasis, para creer más allá de un baño de agua caliente.

No hay comentarios: