viernes, 27 de marzo de 2015

Historia de una calle


No recuerdo ningún comentario respecto a la belleza siniestra de una ausencia que difunde su criterio de verdad, a fin de cuentas, cada uno de nosotros vive en adicciones cotidianas. No se agota en cafés artesanales y de textura atildada.

No hay comentarios: