domingo, 22 de marzo de 2015

Adiós a una calle


Siempre, en resumidas cuentas, reducir el umbral de dolor resulta impresentable ante los muros oficiales de la palabra, porque las personas no cambian, aunque una bebida caliente genera sucesos de impredecible valor ético.

No hay comentarios: