jueves, 26 de marzo de 2015

Adiós a una calle


Esa respirar repentino de persa, que cae sin estridencias neoliberales ni comentarios antojadizos, a fin de cuentas, alguien negocia a diario con la realidad. Pero ignoramos el cómo vivir de manera correcta.

No hay comentarios: