martes, 17 de marzo de 2015

Adiós a una calle


Con la virtud siquiera de inventar un antídoto contra el tiempo, una sanguinaria ilusión de Occidente, de la misma manera, el énfasis temático de cualquier calle, reveló una interesante confianza con los instantes transcurridos por cualquier hijo de vecino. No existirá mejor momento para decirlo que intimando con el baño. Sus demostraciones oficiales cansan a la verdad. 

No hay comentarios: