martes, 10 de marzo de 2015

Adiós a una calle


Una anónima historia de heroísmos intrincados consume todo mi actuar valórico, a fin de cuentas, la risa y el llanto son testículos bien didácticos con sus verdades mutiladas, todo es calle.

No hay comentarios: