martes, 17 de marzo de 2015

Adiós a una calle


Si bien es un poderoso fertilizante, incluso, a cualquier hora señalada por el universo, con burdas sutilezas identitarias y obsecuentes victimizaciones torrejas, su olor evoca sagradas experiencias en off ante el hermético espejo de puntas ovaladas.

No hay comentarios:

AMANDO SIN MONITOS

Algunos seres humanos buscándose a través de sus propias confesiones, con el pavor menesteroso de un sonido reden...