martes, 17 de marzo de 2015

Adiós a una calle


Ante la experiencia excéntrica de vivir anónimamente cualquier espectáculo callejero, todavía busco una forma escolarizada de cómo convencerme que todo lo observado no es una ilusión persistente, también entender que solo queda observar para crear un antídoto contra las cadenas del querer un café cortado de Occidente.

No hay comentarios: