domingo, 22 de marzo de 2015

Adiós a una calle


Que pasan sin piedad por los estómagos inexpertos de protagonistas militantes, a cualquier hora persiste el pecado de la gula, lo destrozan simbólicamente por medio de otros adornos de repostería.

No hay comentarios: