martes, 17 de marzo de 2015

Adiós a una calle


Es, de esperar que las personas permanezcan como mutaciones aleatorias, cada paso que imprimen en cualquier calle de hijo de vecino, como una verdadera y épica amistad entre jóvenes adictos a terribles enfermedades cosmológicas, a orinar solo con 2 dedos en un baño público.

No hay comentarios: