jueves, 26 de marzo de 2015

adiós a una calle


No hay democracia occidental sin el regalo de morir, a largo plazo, por sus propias taras congénitas, compartiendo subjetividades humanas desde la perspectiva del pequeño empresario de un persa cualquiera.

No hay comentarios: