martes, 17 de marzo de 2015

Adiós a una calle


Teniendo al ciclo de la vida como un juego temerario pero intrincado ante la solicitud evidente de un catador de café, a decir verdad, habría que no tomarse demasiado en serio las calificaciones finales de cualquier hijo de vecino.

No hay comentarios: