martes, 17 de marzo de 2015

Adiós a una calle


A medida que aparecían miradas, gestos descubiertos segundos antes, conductas extrañas al fragor de vientos otoñales, diversos estilos demagógicos encadenados al querer humano, hábitos ritualizados por nuestros prejuicios de Horario Valle, lúdicas valoraciones morales con brindis patéticos bajo la influencia de acnés y divertimentos anónimos desde el segundo piso de un  casa de 3000 UF o 1000 UF.

No hay comentarios: