lunes, 30 de marzo de 2015

Adiós a una calle


Uno observa para comprender la naturaleza, sus secretas melodías y constelaciones subterráneas, la sociedades contemporáneas vinculadas indisociablemente a la revolución informática en ciernes. Todo esta permitido, de todas maneras, ayudó pedir el mismo café.

No hay comentarios: