domingo, 22 de marzo de 2015

Adiós a una calle


Él no quiere volverse simple en su obviedad, porque hay algo en la historia humana que configura juegos lingüísticos de la más extravagante expresión corporal, usar los labios para decir una ausencia. Antes que la moral una calle dispuesta a observar mucho.

No hay comentarios: