martes, 17 de marzo de 2015

Adiós a una calle


Solo observé la indecible cantidad de células muertas a medida que limpiaba mis secretos de calle.

No hay comentarios:

MURIÓ LA BALA

Después de unos segundos de ojos emocionados y de desconectarme del celular, su encantadora perfomance de su sorde...