jueves, 26 de marzo de 2015

Adiós a una calle


Solo una vez, una torta provoca valiosas tonterías, escuchar nuestra voz interior para reírnos sin piedad, con un acto de subversión contra el apio-palta. De esta manera, al límite de las posibilidades callejeras de una persona que camina sin sentido.

No hay comentarios: