domingo, 22 de marzo de 2015

Adiós a una calle


Estábamos muriendo desde frágiles ceremonias domesticadas por jóvenes ciudadanos, hasta supuestos fundacionales torrejas, con total sumisión y humildad, solo que diseminaban elocuentes instantes en evolución.

No hay comentarios: