jueves, 26 de marzo de 2015

Adiós a una calle


Nada evita que nuestros anticuerpos juegan su propio juego, como una calle mientras llueve, desde donde la vejez humana señala un trayecto de aprendizaje, sin la dulce condena de una torta de diversas especies silvestres.

No hay comentarios: