domingo, 22 de marzo de 2015

Adiós a una calle


De sucesos bastantes rutinarios, desde juicios dispersos enunciados por bípedos provenientes de la raza humana, hasta masivas propuestas indecentes a medida que degustaban un sándwich de miga. Después, hubo dudas razonables sobre nuestras ventosidades primitivas.

No hay comentarios: