martes, 17 de marzo de 2015

Adiós a una calle


Cualquier hijo de vecino buscaba ser libre en breves intervalos entre mirándose las manos para divertirse y observando el frenesí momentáneo de autos colectivos. Después, comió para creer.

No hay comentarios: