jueves, 26 de marzo de 2015

Adiós a una calle


Somos calles ausentes junto a las horas, las cuales alguien las inventó para justificar llantos y risas de pasillos públicos, pero debemos decidir sobre el milagro de la vida misma. Cuando alguien se atreva a olvidar lo que somos.

No hay comentarios: