martes, 10 de marzo de 2015

Adiós a una calle


La cotidiana cocina sigue su curso histórico, a decir verdad, ejercer total hegemonía respecto a los estilos de vidas, ventosidades consensuadas, absurdos impresos en nuestros acnés y hábitos estandarizados que cierta moral acomodaticia refleja, de la misma manera, que vivir perdidos en un pasaje es una forma glamorosa de existir a través de la vejez.

No hay comentarios: