viernes, 27 de febrero de 2015

Historia de una calle


Somos cómplices a diario, y las personas se engañan creyendo tener control de sus propias ventosidades, por lo menos, usar un café de grano junto al espectáculo de un endulzante silencioso como propuesta de humor inconcluso.

No hay comentarios:

AMANDO SIN MONITOS

Algunos seres humanos buscándose a través de sus propias confesiones, con el pavor menesteroso de un sonido reden...