jueves, 12 de febrero de 2015

Historia de una calle


Él no necesita aprenderse el catecismo y la verdad teórica de una ideología vigorizante, resulta ser el dueño de la palabra viva y sazonada.

No hay comentarios: