miércoles, 25 de febrero de 2015

Historia de una calle


De lo desconocido a la deliberada expresión enigmática de su rostro,  sin misterios no hubo humo, ya  había acabado su café junto a sus obviedades valóricas. Desde luego, las personas no cambian.

No hay comentarios: