jueves, 5 de febrero de 2015

Historia de una calle


Lo ocurrido como espacio de socialización familiar, de buenas a primeras, descubrir el torrente de luces y sombras de un héroe anónimo, esto pudo haber sido en los albores de una mañana de otoño, cuya mezcla de silencios convenientes y risas cómplices generó la tendencia mensual de cagar con pragmatismo lúdico.

No hay comentarios:

MURIÓ LA BALA

Después de unos segundos de ojos emocionados y de desconectarme del celular, su encantadora perfomance de su sorde...