miércoles, 25 de febrero de 2015

Historia de una calle


Poco a poco funciona la insensatez de lo cotidiano, a medida que creemos ingenuamente poder verbalizar las segundas impresiones tras una comida potente. Reconozcamos la risa insuperable de la vida misma para transformar la sensibilidad humana.

No hay comentarios: