jueves, 19 de febrero de 2015

Historia de una calle


Así, pues como si fuéramos a vivir sumidos en el nativo aburrimiento de besar a alguien en un parque público de juegos modulares, juega él lo suyo, de modo que, los jóvenes adultos y los ancianos proveen del material narrativo suficiente a los perros que duermen cerca de una pileta con agua cuestionable.



No hay comentarios: