jueves, 5 de febrero de 2015

Historia de una calle


Sin objetivos estandarizados, en ocasiones, jugar a hacer dioses pequeños por medio de una taza de café permitirá, qué duda cabe, la comunicación cuestionable de un palpito incidental de una cuchara. Sin éstas, no hay conspiraciones políticas.

No hay comentarios: