jueves, 26 de febrero de 2015

Historia de una calle


Una que otra insensatez humana, según lo creo, son los buenos modales  de un día feriado, que reflejan una ilustre experiencia de un singular espectador de narraciones condimentadas por un café de grano. Puede que sea desconocido, pero no aburrido.

No hay comentarios:

MURIÓ LA BALA

Después de unos segundos de ojos emocionados y de desconectarme del celular, su encantadora perfomance de su sorde...