lunes, 16 de febrero de 2015

Historia de una calle


La admiración implica quedar paralizado ante la creación visceral de otro ser humano. Si bien somos esclavos del secreto taller de la voluntad humana, eso dicen cuando llueve, disfrutar del crujiente sonido de un pan supone el arte de la improvisación. Donde hay locura, hay sinapsis de Horario Valle.

No hay comentarios: